4 ‘pecados’ que te alejan de un empleo

¡Irresponsables!, ¡poco comprometidos!, ¡exigentes! Esos son algunos adjetivos que he escuchado, por parte del candidato, cuando refieren que el reclutador no los contacta tras una entrevista de trabajo.

Si bien, las razones por las que una contratación no se lleva a cabo son muy variables, es importante no dejar de lado actitudes durante el proceso de reclutamiento. ¿Hay detalles que, como candidato, deben cuidarse para crear una buena impresión desde el inicio?

La respuesta es sí. La pregunta es ¿solemos estar conscientes de ello?

Para ejemplo, mira estas cifras de una encuesta realizada por la firma Harris Interactive:

Este dato es, aún, más interesante:

Para un puesto aplican entre 250 y 300 personas. De éstas, al menos 10% tiene el mismo nivel que tú para cubrir la vacante. ¿Vale la pena o no diferenciarse?

Un primer ‘pecado’ que aleja al candidato de la posibilidad de emplearse, es no dedicar tiempo (y de calidad) a preparar los diversos aspectos vinculados a una contratación.

Saber escribir un currículum es importante. También preguntar a los amigos qué información les pidieron en la entrevista. Mentalizarse para tener un buen encuentro laboral, perfecto. Sin embargo, no es lo único necesario para tener un sí en la búsqueda laboral.

Si en este momento estuviera frente a ti y te pidiera una lista de las 5 a 10 empresas donde quisieras contratarse, por qué y qué antecedentes tiene el puesto al que aplicas ¿tendrías los datos?

Es común que el candidato no esté preparado para explicar y “vender” (en términos de discurso) por qué es el más calificado para el puesto, no sólo por experiencia, también por competencias personales, señala Amber Wigmore Álvarez, directora ejecutiva de carreras profesionales en IE Business School.

Competencia = tus conocimientos, habilidades, actitudes y motivaciones como persona para enfocar un aprendizaje a cierto empleo.

En en la lista de ‘pecados’ que restan puntos a tu perfil aparece la “agresividad pasiva”. Se presenta cuando el candidato da ejemplos o ideas para mejorar un aspecto del puesto, para el cual aplica, pero en lugar de ser constructivo es ofensivo.

Te doy un ejemplo: el entrevistador puede pedir comentarios sobre el trabajo hecho por el anterior empleado. Quizá un diseño, una estrategia de ventas, una revista. El candidato, con la intención de querer lucirse, hace sugerencias de lo que podría mejorar, pero descalificando abiertamente lo que hicieron sus antecesores.

Una agresión no es bien vista por el empleador, precisa Amber Wigmore.

¿Pecar de original y de confiado? Éstas son otras conductas hacen perder puntos en tu imagen profesional. Mira en qué consisten:

  1. Más acción, menos rollo. Los reclutadores quieren practicidad. Los minutos para llamar la atención, a través de un currículum y en la entrevista, están contados, entonces ¿por qué abusar con la descripción, ofreciendo información que no te destaca como profesional, ni como opción para el puesto?

Error. El 80% de los candidatos comete el error de extenderse con información relacionada a qué hizo, más no enfatiza en cómo lo hizo, en qué con texto y resultados conseguidos. O bien, la experiencia conseguida y errores aprendidos, ejemplifica Wigmore Álvarez, de IE Business School.

Recomendación. Convierte las acciones en números o en hechos cualitativos, que muestren la capacidad de decisión. Si no resulta fácil determinar cifras, céntrate en determinar qué cambios hubo a partir de cierta acción que tomaste. Ejemplifica mejorías en el puesto durante el tiempo que lo desempeñaste.

  1. Conozco de memoria tus preguntas. Mientras más entrevistas mayor destreza para atender estos encuentros laborales. Eso es una realidad ¡aconsejable! Sin embargo, el exceso de confianza puede acabar si Recursos Humanos te sorprende con una petición inesperada, como resolver rápidamente un problema matemático, una situación hipotética o hacer una presentación como si estuvieras frente al director de la empresa.

Error. Aprender respuestas de memoria o argumentos trillados para obtener la aprobación del empleador. No hay que confiarse. Si el puesto, por ejemplo, requiere de ciertos conocimientos mínimos de algebra, antes de la entrevista práctica unas operaciones. Si implica inglés, ensaya al menos tu presentación y experiencia laboral en ese idioma.

Recomendación. Los simuladores de entrevista, o la práctica con varios conocidos, ayudan a preparar mejores argumentos para enfrentar este encuentro. Busca retroalimentación para corregir errores como nerviosismo, respuestas largas, o no saber cómo plantear preguntas sobre la empresa y la vacante.

  1. Desconocer las competencias del puesto. Una cosa es tener cierta experiencia en una industria y otra reunir habilidades, destrezas, conocimientos profesionales y personales solicitadas por la vacante.

Error. Acudir a una entrevista sin conocer las competencias que demanda la vacante y no realizar un ejercicio para saber cómo vender esas destrezas al empleador.

Sugerencia. Un ejercicio que ayuda a detectar si ofertas correctamente tus talentos para el puesto, consiste en tomar una hoja, escribir el nombre del puesto y en otra parte las competencias que consideras que se valorarán (piensa desde el punto de vista de la empresa).

Una vez que el candidato llena la hoja, debe compartirla junto con su currículum con un amigo, que se encargue de valorar si en el CV escrito y en la presentación verbal la persona hace una “venta” adecuada de las habilidades que demanda la vacante. “Eso ayuda a detectar lagunas donde trabajar antes de llegar a la entrevista”, sugiere Amber Wigmore.

  1. Soy más que original. Tache. Especialmente si te da por excederte en el currículum. Si el color, la foto, el tipo de fuente (letra) o el formato se interponen en la lectura del currículum, perderá el interés del reclutador, o de recursos humanos

Recomendación. Si el puesto para el cual aplicas y/o tu profesión requieren ejemplos de creatividad, busca el momento para mostrarlo y una herramienta específica para hacerlo. Ejemplo: en tu tarjeta de presentación anexa tu blog o página web. Si decides presentar un cv con diseño (como tipo infografía) puedes pedir a un diseño que te ayude a subir los datos, para que estos realmente reflejen tu experiencia.

No importa que el cv quede bonito, aquí la regla es que la información sea práctica y útil.

  1. El imperdonable. Existen faltas que en cierto nivel ya no son admisibles. (Bueno) no para el reclutador.

Error. Resulta increíble que profesionistas con experiencia incurran en faltas de ortografía y de estructura gramatical al redactar.

Sugerencia. Es recomendable que otra persona, con buena ortografía, revise el documento antes de ser enviado, así como la carta presentación para el empleador.

  1. Pon en orden tus contactos. ¿Cuántas personas forman tu red de conocidos para ser recomendado, o enterarte de una oportunidad de empleo?

Error. Cuando se trata de tener un nuevo empleo, los mejores-mejores amigos no son lo único. Apuesta por los “vínculos débiles”, es decir, aquellas personas que no son tan conocidas, viven en lugares diferentes, no se parecen a ti en nada, ese tipo de conexiones son las que suelen dar otra visión a la carrera profesional, y te pueden acercar a oportunidades que no pasan por tu radar de búsqueda.

Sugerencia. Una red de contactos efectiva combina aliados fuertes (contactos cercanos) con vínculos débiles, gente que no sabe mucho de ti, pero pueden representar una aportación valiosa a tu búsqueda de trabajo.

¿Qué agregarías a esta lista?, ¿qué, desde tu perspectiva, acerca o aleja de una oportunidad de empleo? Los empleadores ¿libre de pecados? ¡Queremos conocer tu opinión sobre el tema!