Conoce cuáles son las carreras más estresantes en el país

Cursar una licenciatura puede generar estrés, por organizar horarios para trabajar y estudiar, y hasta garantizar que lo elegido responde a una vocación. Pero en México algunas profesiones causan más ansiedad entre los universitarios, según un informe de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Medicina, psicología, enfermería y trabajo social, encabezan los oficios donde los estudiantes refieren más estrés, de acuerdo con información recopilada por el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina. A esa lista se suman periodistas, arquitectos, contadores, pilotos, maestros, bomberos y policías, indica el portal laboral salary.com, en un reporte sobre actividades con mayor nivel de estrés.

Según la investigación, 60% de los universitarios refiere este problema en los primeros meses de estudio, pero hay casos más extremos. Un estudiante de medicina presenta casi 20% más estrés, que otros alumnos, transcurrido el primer año de carrera, dice Gerhard Heinze, coordinador de investigación en el Departamento de Salud y Psiquiatría en la UNAM. Arquitectura, detalla, es una de las actividades que va subiendo, respecto a alumnos estresados.

 

Pero ¿por qué se da esa situación? La respuesta se divide en diferentes factores, los más comunes: sobrecarga académica, tiempo insuficiente de descanso, presión por estar alerta para cumplir ciertas responsabilidades, explica Aleida Ballesteros Garza, directora de la carrera de psicología organizacional en el Tec de Monterrey, Estado de México.

 

“En un médico está la constante, desde que inicia, que deberá (trabajar) con la salud de una persona, algo que será parte de su día a día, pero al principio no se domina. A ello se suma que cuando hace su residencia, las jornadas son de 24 y hasta 48 horas sin dormir, teniendo que estar alerta para atender gente”, ejemplifica Ballesteros Garza.

 

Algo similar sucede con los arquitectos, agrega la psicoterapeuta. Aunque de ellos no dependa la vida de otras personas, su mayor carga de trabajo es en las noches, al grado de no dormir por cierto periodo. Por cada hora y media de sueño reducida, el estado de alerta baja 30% y aumenta la sensación de ansiedad, revela un estudio del Instituto de Medicina de Estados Unidos.