¿Despedido? Explica tu salida al reclutador

El típico comportamiento de quien no se responsabiliza de la pérdida de trabajo es aferrarse a explicar un despido con el argumento de que la empresa fue la principal responsable, dicen expertos.

Un 90% de los candidatos despedidos oculta las razones de su salida o la adjudica a otros, asimismo, siete de cada 10 personas tiene malos comentarios del ex jefe, reveló una encuesta de la consultora Harris Interactive aplicada a 3,000 especialistas de recursos humanos.

“Un empleador valora más la capacidad del candidato para reconocer su conducta, aunque con ello esté en juego la contratación. Funciona mejor que perder tiempo en la entrevista estando a la defensiva”, dijo Isaac Vilchis, psicólogo y consultor en la firma Adams, especializada en capacitación.

Sin embargo, los candidatos ignoran que existen herramientas para verificar veracidad o falsedad de sus argumentos de salida. Algunas herramientas son las bases de datos, buró legal, entrevistas exhaustivas, referencias y pruebas proyectivas, explicó Vilchis.

La psicóloga experta en terapia conductual, Leticia Martínez Hernández comentó algunas conductas que consideran los reclutadores sobre el lenguaje corporal.

  • Dar respuestas con muletillas, toser o crear distractores para pensar en qué responder; denota la “maquilación” en las respuestas y escenarios, porque no sabe cómo responder.
  • Manipular las cartas de recomendación o cambiar la dirección de lugar de residencia; con lo que se pone en duda los valores del candidato.

Existen cinco recomendaciones para exponer esta situación.

1.- Ser claro sobre lo sucedido, con lo que trasmite visión y honestidad.

2.- Evitar los lugares comunes, “No se vale hablar primero maravillas de las funciones que tenías asignadas y después decir que el lugar y su política de trabajo era el desastre” Identifica qué argumentos maduros y respetuosos ayudarán a explicar lo sucedido y sé congruente.

3.- Deja que el reclutador pregunte. Es importante responder a las preguntas con la misma congruencia que se expuso el despido al principio y sus detalles.

4.- Cuidado con las redes sociales. Para enfrentar el despido es tener una buena entrevista presencial pero desahogar insultos en redes sociales contra las empresas pueden ser cuestionables en la entrevista.

5.- Deja a un lado la paranoia. En la intención de saber qué impresión causó el candidato tras hablar del despido, algunos optan por presionar al reclutador para saber si sigue adelante la contratación, pero puede ser contraproducente.