La edad ¿obstáculo para encontrar empleo?

Aunque cada vez es mayor el envejecimiento de la población, en México la tendencia es contratar a personas jóvenes.

En el año 2050 habrá alrededor de 400 millones de personas mayores de 80 años en el mundo, de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es por eso que el mercado laboral debe prepararse desde hoy para afrontar los retos que implica el envejecimiento de la población.

En México, el Distrito Federal registra el mayor crecimiento en personas de la tercera edad. Dentro de 20 años, uno de cada cinco habitantes de esta ciudad tendrá 60 años o más, indica el Consejo Nacional de Población. Y aunque este segmento poblacional va en aumento, no sucede lo mismo con los puestos de trabajo.

 

La edad es un factor de discriminación laboral en México, según el portal Trabajando.com, pues a los adultos mayores se les achacan apelativos de lentitud y dificultad de adaptación, entre otros prejuicios.

 

Aproximadamente tres millones de adultos mayores forman parte de la población económicamente activa, de éstos alrededor de dos millones laboran en el sector informal, sin sueldo fijo y sin prestaciones.

 

“Hay que cambiar la imagen que se tiene de la persona mayor en México, no hay cultura del envejecimiento, y eso se observa en las empresas. Muchas lo ven como alguien que necesita ‘un par’ de horas de trabajo para no aburrirse”, dice la psicóloga industrial y reclutadora Patricia Noriega.

 

La tendencia es contratarlos para posiciones menores y mal remuneradas, o sujetas a comisiones. “El problema comienza con la estructura del país. La reforma laboral, por ejemplo, no contempla incentivos patronales para contratar a gente de la tercera edad”, lamenta la experta.

 

Como ejemplo de esta problemática, revela el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos, sólo 18% de las personas de 60 años o más obtienen remuneración por su trabajo, y reciben prestaciones como aguinaldo, vacaciones, utilidades, y fondo de retiro.