Los costos de una mala contratación

Perder a un empleado genera pérdidas equivalentes al doble de su salario anual.

Tener en un puesto a la persona equivocada puede tener consecuencias económicas negativas para las empresas. El equivalente a una mala contratación es perder el doble del salario anual que se le pagaba al empleado, de acuerdo con datos de la firma especializada en reclutamiento Hays.

 

La disminución de la productividad del candidato, el tiempo invertido en reclutarlo y entrenarlo, salarios y las prestaciones pagadas son pérdidas económicas para las empresas, comentó la reclutadora de tiendas departamentales Martha Hernández Martínez.

 

Según un informe de la Cámara Hispana de Comercio, las pérdidas pueden ir de 50% al 175% del salario anual de la persona. La variación depende de las condiciones del empleo, por ejemplo si incluía entrenamiento fuera de la compañía los costos superan el 100%. Las plazas donde suele habar mayor pérdida son las vinculadas a ventas.

 

En el caso de un ejecutivo cuyo salario anual es de 200,000 dólares, una mala selección se traduce en una pérdida por 400,000 dólares, dijo el director general de Hays México, Gerardo Kanahuati. Incluye los gastos de reclutar, investigar, entrevistar y contratar a otro candidato.

 

Los efectos negativos de una contratación fallida se observan en tres áreas: operación del negocio, rendimiento de la persona y clima laboral, agregó.

 

Los costos pueden contabilizarse incluso con una “factura emocional” de quedarse sin un empleado por el ambiente que eso propicia, y puede generar hasta una disminución en ventas. “Hay empleados que al renunciar se llevan consigo clientes, esto es de lo más costoso”, dijo Martha Hernández.