Que el reclutador se ‘enamore’ de ti… y no de otros

Cuando un país vive grandes crisis, conseguir un trabajo es una tarea más ardua, pues hay reservas para contratar a más personal, dar otras prestaciones y aumentar los ingresos del trabajador. Grecia o España, por ejemplo, tendrán las tasas de desempleo más elevadas este 2013 ante la situación económica que enfrentan.

¿Por qué ir tan lejos? Tú que nos lees en México, Argentina o cualquier otra región de América Latina, podrías plantear: “en mi país también hay crisis”, y la necesidad de cambiar de empleo o contratarse sigue adelante. Ante este escenario, hay una regla importante: si hay menos puestos y con una competencia tan frenética, no se puede lograr la contratación sólo por entregar un currículo, hay que profesionalizar esta búsqueda, afirma el especialista en educación Pedro García.

¿Qué necesitas tener en cuenta?

– En una mercado donde la oferta es mayor que la demanda (muchos haciendo lo mismo y pocos puestos) es importante volverse más disciplinado al evaluardónde y con quién pedir trabajo,

– Hay que tener una idea clara de con qué cuentas y qué te falta para aplicar en determinados empleos.

– Necesitas llevar tu contratación con agenda, es decir, fijarse un horario para actualizar currículo, visitar páginas, tener la información de la empresa, concertar citas y entrenarse para tener mejores entrevistas, entre otros aspectos. Es importante tener una lista de tareas diarias.

El empleado debe asimilar un fenómeno importante: posterior a una mala racha financiera, aunque desaparecen empleos, se crean otras plazas en las que nadie hubiera pensado antes, porque las crisis dejan nuevas necesidades, comenta en su libro What Color Is Your Parachute, el autor Richard Nelson Bolles.

Insertarse en el mercado laboral en crisis implica, incluso, un cambio mental. “La persona debe entender que tal vez no conseguirá un empleo idéntico al que tenía. A lo mejor en su nueva oficina no tiene prestación de gastos médicos mayores, pero sí mayor disponibilidad para negociar otras cosas”, aclara García.

La negociación puede convertirse en una herramienta poderosa para ti, cuando la empresa sabe que debe retener o traer a un empleado talentoso, pero con ciertas limitantes. Pero, sólo puedes sacarle mejor provecho cuando tienes bien definido tus metas laborales y personales, comenta la pedagoga de la Universidad del Valle de México, Lilia Pérez.

Éste es otro punto importante: analiza si los conocimientos que tienes se pueden ocupar en ese puesto que quieres, o es necesario que un entrenamiento, de acuerdo tus posibilidades, se ganen otras destrezas.

¡Anótalos!

Hay recomendaciones que no debes perder de vista para convertirte en un candidato con mayor valor, al resto de los que se presentan para la entrevista, por ejemplo:

1.Luce tus conocimientos. Según el tipo de puesto tendrás que demostrar tu habilidad en ciertos campos. Ejemplo, si estudiastediseño y te interesa trabajaren una agencia, lo primero que pedirán son muestras de lo que has hecho y paquetes que manejas. Es un ejemplo muy sencillo, pero el mensaje al que quiere llegar es “investiga”. Haz una lista de aquello que es indispensable para el puesto, y prepara información –incluyendo tipo de resultado- para ver cómo cumples con esos requisitos, o qué te falta.

2. Piensa en imprevistos. Los reclutadores tienen estrategias para medir características que se demandan en los trabajos, como tolerancia a la frustración, capacidad para ‘moldearse’ a varios escenarios y labor en equipo.Pueden plantear preguntas para conocer tu actitud a estos temas. Ejemplo: en anteriores trabajos ¿cómo sabías que te desempeñabas adecuadamente?; ¿qué son para ti resultados positivos?; ¿cuál es el mayor problema que tuviste en el trabajo anterior y cómo lo resolviste?, ¿cómo te mueves bajo presión? Hay que estar preparado para contestar demostrando tu habilidad de adaptación.

3. Actualiza tu currículo. Un CV que no va acorde con la empresa y que tiene errores cierra las puertas de una contratación. Cuatro de cada 10 currículos tienen faltas de ortografía y problemas de redacción, dice la asociación The English Spelling Society. Adecco reporta que ocho de cada 10 son eliminados por defectos en su formato. Uno de esos errores es recurrir a la versión general y no personalizada.

La meta al renovar este documento es demostrar cómo has avanzando en el ámbito profesional. Esto puede darse en experiencia, nuevos conocimientos o mayor actividad extra curricular, cita el documento Writing a Winning Resume (Escribiendo un currículo ganador), publicado por el Centro de Carrera de la Universidad de Berkeley.

Por ejemplo, algunas personas aún cuando tienen experiencia eligen presentarse de forma genérica y ésa no es la manera de llamar la atención.

Esto es un caso: LCC (licenciada en Ciencias de la Comunicación) Violeta Rodríguez. Esto es un título general y no le dice nada al empleador sobre el tipo de experiencia de la persona. Necesitas ser más contundente, con un título que resuma tu ‘fortaleza’; aquello en lo que eres bueno y quisieras desempeñarte.

Veamos un ejemplo:

Diseñador: especialista en revistas de estilo de vida
 (Un título específico)

Datos personales: nombre, teléfono, correo electrónico

Resumen de capacidades: tiempo de experiencia, en qué áreas, principales actividades desarrolladas

Experiencia Profesional
(Experiencia actualizada: Detallar las responsabilidades más relevantes y resaltar logros.)

Educación
(Resaltar lo más relevante en educación y otros cursos.)

Idiomas /Certificaciones
(Incluir lo más detallado en nivel de conocimiento; por ejemplo: inglés fluido, o conocimientos básicos Tipo de certificación y año en que se consiguió.)

 

Te dejo con otra regla valiosa:

Evita caer en la tentación de hablar mal de tu jefe anterior, o señalar sus errores. Eso además de darte una mala imagen, te da cierto aspecto de incongruencia, porque a final de cuentas tú decidiste estar en ese un lugar de trabajo un mes o varios años, por la razón que fuera. Señalar negativamente a la organización anterior resta profesionalismo.

Estos son algunos de los puntos que debes cuidar en tu acercamiento a los empleos. Cuéntanos ¿qué otros detalles se te han dificultado cuando aplicas para un trabajo?