Recomendaciones para dejar de ser nini

Los jóvenes que no trabajan ni estudian tienen el peligro de entrar en un área de confort de la que se puede salir sólo con cambios a nivel personal. El reto del nini es aprender a arriesgarse por un empleo, aun en condiciones adversas, dicen especialistas en psicología.

 

“Ser nini es una respuesta de enojo a diversas situaciones, entre las más importantes que no existe el trabajo que quieren. Esta población se siente defraudada no solo por el sistema, también por sus padres y la escuela”, explicó Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

Un 17% de los casi 38 millones de jóvenes en el país entre 12 y 29 años son ninis, es decir que no estudian ni trabajan, según el Instituto Mexicano de la Juventud. El 61% de los mexicanos dice conocer a una persona en esta condición, a diferencia del 58% que refería ese dato en 2011.

 

Para dejar de ser nini, los especialistas recomiendan:

 

  1. Cambiar de argumento. “Buscar trabajo por primera vez es tremendo, todos te piden que seas joven y tengas 30 años de experiencia, con un salario precario”, ésa es la realidad y en ella hay que aprender a moverse, dijo Silva. “No encuentro”, el mejor pretexto para no arriesgar ni entender que el trabajo de los sueños no siempre es viable al inicio, pero ese es el trámite que deberá cubrirse para iniciar una vida laboral.

 

  1. Aceptar hacer un esfuerzo. En México hay pocas ofertas laborales y muy competidas también, pero hay oportunidad de contratarse, de lo contrario los empleadores no hablarían de problemas para cubrir vacantes. El ‘nini’ necesita cambiar su mentalidad, comprender que no se puede percibir un gran salario, sino se cuenta con las competencias y experiencia. Hay que aprender a ganar el sueldo y la posibilidad de crecer en una empresa, pero eso implica esfuerzo.

 

  1. Estar dispuesto. “Todo el mundo me queda a deber, mis padres, mi escuela, el gobierno” eso es un pensamiento activo en el nini, de acuerdo con Sotelo. En vez de vivir en esa molestia eterna, hay que tener disposición para visitar empresas una y otra vez y exponer el deseo de querer “ser guiado” en esa organización para empezar una la carrera ahí.

 

Otra actitud que ayudaría al nini es dejar de devaluar sus capacidades y aptitudes frente a las empresas. Lo que no se tiene se puede aprender si hay disposición, aclaró la directora de CEEPI.

 

  1. Tarea en casa. Como papá hay que dar a los hijos una dosis de realidad y no de fantasía respecto al mundo laboral, dicen los entrevistados.