¡Tengo más de 5 juntas a la semana!

¡Muchas veces he escuchado esta expresión! Pareciera que las oficinas ¡ganan cuotas! mientras más juntas realizan. En México un empleado tiene en promedio cinco reuniones a la semana, según un informe realizado por las firmas  Ovum y LogMeIn.

Pero resulta, que el número de juntas no equivale (como puedes imaginar) a productividad en las mismas. Suelen ser reuniones de más de dos horas,  y los empleados con más ‘juntitis’  laboran en empresas enfocadas  a servicios financieros, tecnología y medios de comunicación,

Si el promedio de juntas es cinco o más,  difícilmente  podrás escapar de la frase “mañana junta”. Así que aquí te dejo algunas  recomendaciones para no perder tiempo en este encuentro:

1. Tal vez el jefe no tiene claro la estructura de la junta, pero tu misión es clarificar qué obtendrás del encuentro. Por ejemplo: “no concluyo mis pendientes porque tengo asignado la función de alguien que renunció”. Comunica siempre explicando cómo repercute el problema a nivel de trabajo. No salgas de este encuentro sin haber cumplido tu misión.

2. Tú eres experto en algo y eso es lo que vas a aportar a la organización. ¿Por qué opinar en la junta sobre temas que no dominas? Con esa actitud, entras en una dinámica de “acción descendente”, es decir,  moverte en un área que desconoces, lo cual puede traer una ‘mala jugada’.

3. En su atributo de demostrar poder, el jefe puede querer extenderse hablando, pero tú evita hacer  un monólogo interminable. Explica tus puntos en forma breve, pero enviando el mensaje completo para que no haya mala interpretación. Busca por todas las vías explicar que tienes otros pendientes.

4.  Si el jefe utiliza este momento para manipular o dar mensajes equivocados, cambia esa situación de tensión ofreciendo algo a cambio o poniendo énfasis en las diversas cosas que haces, Ejemplo: “no estaré en la junta porque haré esto otro, que se necesita para cierto tiempo”.

 

Tú ¿cómo vives las juntas!

juntas