¿Trabajo nuevo? ¡Destácate!

Los primeros días en un trabajo son sinónimo de desorientación. Como empleado, no se sabe qué esperar, a quién acudir para resolver dudas y bajo qué criterio se calificará el desempeño laboral. Aún con esas dudas, esta es una cifra que debes recordar: el primer mes es crucial para tener una actuación que te permita entrar con el ‘pie derecho’ (como dice la expresión) a la organización.

Los jefes y los colegas tienden a recordar las acciones del empleado los primeros días. Es lo que se conoce como ‘efecto primario’, el interés de la gente por recordar la primera vez de algo. Por ejemplo, la persona que no se esfuerza por integrarse en ese periodo, y sólo deseo comer con ex compañeros, empieza a ser etiquetado como hostil o reservado, ejemplifica la psicóloga por la UNAM y especialista en temas laborales, Eugenia Franco.

 

La socialización en esos 30 días es importante para que el colaborador no se sienta ajeno, al desconocer la cultura organizacional. Las empresas tienen procesos formales e informales para generar ese vínculo y hay que identificarlos. Es decir, resulta importante prestar atención a cómo se dirigen (lenguaje) los compañeros entre sí, hacia el jefe (a), sus creencias y los mitos en esa oficina. Si se descifran esas ‘códigos’, la persona tiene más posibilidades de lograr una rápida inserción, menciona el psicólogo Richard Hackman, autor del libro Improving Life at Work (Mejora la vida en el trabajo).

 

La consultora Kelly Services señala en el documento Los primeros 90 días, que es importante fijarse qué factores marcan la convivencia dentro de la organización, por ejemplo: ¿es flexible la compañía en horarios de comida y tiempo libre? También es importante entender que el equipo al cual se une el empleado ya estaba formado, con sus aspectos positivos y negativos. ¿La labor del nuevo empleado? Entrenarse en identificar ¿quién es el compañero (os, as) que representará un problema para desempeñar el trabajo? y ¿cómo evitar las dificultades con esa persona?

 

Estas son otras dos acciones que no debes perder de vista:

 

  1. Muestra tu potencial. Los especialistas en recursos humanos se refieren al concepto portafolio career (portafolio de carrera). Se trata del conjunto de habilidades que la empresa demanda del profesional, con el objetivo de “disminuir el riesgo de su inversión”, es decir, el jefe debe empezar a ver resultados o ejemplos de lo valioso que fue contratarte. Haz una lista de tus mejores capacidades y haz que cada una se dirija a una actividad que represente valor para la empresa.

 

  1. ‘Flecha amistades’. Tal vez la primera semana sea muy rápido para comenzar a visualizar quiénes serán tus ‘apoyos’ dentro del área. Pero, avanzas las primeras semanas, necesitas invertir tiempo en identificar quién puede ser tu aliado, qué persona te puede ayudar a ver errores y aciertos en tus tareas, quién hará tu desempeño más difícil, y cómo harás para lidiar con ello.